Overblog Suivre ce blog
Administration Créer mon blog
12 juin 2011 7 12 /06 /juin /2011 12:42

source : http://www.consulfrance-hongkong.org/

 

Alexandre Yersin, chercheur de l’équipe du professeur Pasteur, qui, en 1894, isole à Hong Kong le bacille de la peste bubonique, découverte scientifique majeure qui permettra pour la premiere fois de soigner cette maladie endémique.

(source)

  

Manifestation de clôture de la célébration des 160 ans de relations France-Hong-Kong, l’inauguration d’un monument à la mémoire d’Alexandre YERSIN avait une forte valeur symbolique, qui a été relevée par le Minsitre de la Santé et le Consul-Général dans leurs interventions.

 

  

Conçu par la sculptrice française Antoinette Rozan basée à Hong Kong, ce buste rend hommage à un grand scientifique et au début d’une longue coopération entre la France et Hong Kong dans le domaine scientifique, incarnée aujourd’hui par le Hong Kong University-Pasteur Research Centre sur les maladies infectieuses. Que ce monument ait été érigé au Musée des Sciences Médicales de Hong Kong, sur le site même où s’est déclarée la peste de 1894, témoigne pour les générations futures de ce que des hommes et des femmes de bonne volonté peuvent faire pour le bien général.

C’est aussi la première statue, en bronze, dédiée dans un espace public hong-kongais à un homme de science. Ce monument a été rendu possible grâce à la générosité du Dr James KUNG, président de l’Association des membres de la Légion d’Honneur à Hong-Kong, de M. Alain LI, et de l’Institut Pasteur. Qu’ils en soient vivement remerciés.

> Lire l'article dans son environnement original

 

 

 

Repost 0
Published by LePontissalien - dans REGARDS - HOMMAGES
commenter cet article
28 mai 2011 6 28 /05 /mai /2011 14:55

source : http://english.vovnews.vn

 

The statue was presented as a gift to Da Lat city through a fund-raising campaign launched by the late Prime Minister Vo Van Kiet. The statue, lying in the middle of the park, near Xuan Huong lake, adds artistic and historic value to the city on the occasion of its 115th anniversary. Famous sculptor Pham Van Hang has carved the statue measuring 2.5m high and 2.1m wide and weighing 25 tonnes out of a 36-tonne granite slab.

 

A ceremony was held on December 18 to put up the statue of Doctor Alexandre Yersin, who founded Da Lat city 115 years ago, in beautiful park named after him.

 > Lire l'article dans son environnement original

Repost 0
Published by LePontissalien - dans REGARDS - HOMMAGES
commenter cet article
25 mai 2011 3 25 /05 /mai /2011 16:44

source : http://greathistory.com/

 

 

Happy Birthday, France

July 14th, 2010 in Current Events by Frank Chadwick

July 14, 1789 – the fall of the Bastille.

 

France still celebrates Bastille Day as the birth of modern France, the end of the monarchy and the beginning of the Republic. 1789 was an auspicious year for us as well, the year the Constitution was ratified and we became the nation we are today. We celebrate our independence from July 4 of 1776, but it was in 1789 that we truly emerged as the United States of America.

We owe a debt to France from those early days. Without a powerful French fleet and land army, the revolutionary war might have had a different result, or at least taken a good deal longer to resolve. France loaned us money as well, lots of money, to finance our revolution. We defaulted on most of those debts, and the financial impact on the French economy probably hastened their own revolution, so maybe we pulled off two revolutions in the span of fifteen years. Sic semper tyrannis.

Of the western European states, we have since fought major wars against Britain, Spain, Germany, and Italy, but never France. France is one of our principal NATO allies and has about 3,000 troops currently in Aghanistan. One of those soldiers died in combat last week. France learned of his death today, on its birthday.

French President Sarkozy announced the soldier’s death, met with soldiers who had fought in Afghanistan, many of them wounded, and then vowed that France will continue to do its duty in Afghanistan as long as necessary. Sincere birthday wishes to our friends and allies across the Atlantic.

> Lire l'article dans son environnement original

Repost 0
Published by LePontissalien - dans REGARDS - HOMMAGES
commenter cet article
11 mai 2011 3 11 /05 /mai /2011 20:46

source : http://www.variety.com/

 

French composer to receive Golden Bear

By Ed Meza

Renowned for his scores for many of the works of David Lean, such as “Doctor Zhivago,” “Lawrence of Arabia” and “Ryan’s Daughter,” the composer will receive the award on Feb. 12. The ceremony will be followed by a screening of “Lawrence of Arabia” at the Kino International.

Famous for his sweeping symphonic instrumentations and the richness in variety of his musical arrangements, Jarre’s scores have often become as well known as the cinematic works they accompany.

“Film composers often are in the shadows of great directors and acting stars,” said Berlinale topper Dieter Kosslick. “It’s different with Maurice Jarre. The music of ‘Doctor Zhivago,’ like much of his work, is world famous and remains unforgotten in the history of cinema.”

Born in Lyon in 1924, Jarre began his musical career with studies in percussion and conducting at the Conservatoire de Paris and became the musical director of the Theater National Populaire in 1950. His international breakthrough came in 1962 with his arrangements for Lean’s desert epic “Lawrence of Arabia,” which garnered Jarre the first of many Oscars and marked the beginning of a decade-long friendship with the director.

Jarre’s work with Lean on 1965’s “Doctor Zhivago” and “A Passage to India” in 1984 earned him two more Academy Awards.

Jarre also wrote the score for 1970’s “Ryan’s Daughter,” which screens as part of this year’s Retrospective, “70mm -- Bigger than Life.”

Over the course of his career, Jarre composed music for more than 150 international film productions, including works by John Frankenheimer, Alfred Hitchcock, John Huston, Luchino Visconti, Peter Weir and Volker Schloendorff.

> Lire l'article dans son environnement original

 

 

 

 

 

 

 

 

Repost 0
Published by LePontissalien - dans REGARDS - HOMMAGES
commenter cet article
11 mai 2011 3 11 /05 /mai /2011 20:37

source : http://elcomercio.pe

 

El presidente de la República estuvo presente en la ceremonia por el 150 aniversario de la Maison de Santé, clínica donde nació, en compañía de su hijo menor Federico Dantón

Viernes 25 de junio de 2010 - 07:01 am
 
Imagen
 
El jefe de Estado llegó al homenaje a la clínica Maison de Santé en compañía de su último hijo Federico Dantón García Chessman. (Foto: Andina)

 

(Andina / elcomercio.pe).- El presidente de la República, Alan García, rindió esta noche un homenaje a la clínica Maison de Santé, centro hospitalario que lo vio nacer, por sus 150 años de existencia, a través de los cuales ha atendido y devuelto la salud a cientos de miles de peruanos.

“Nos encontramos mi madre, (la persona) quien me atendió en el momento del parto y el que habla; de hecho es inédito y eso es lo que le debo a la Maison de Santé: haber nacido y haber nacido bien”, destacó el jefe del Estado, quien recordó su llegada al mundo a las 12 de la noche con tres minutos.

“Es cierto que estamos aquí reunidos la madre, el hijo y quien nos asistió, ya no está nuestro médico, pero la ecuación continúa porque al segundo día de nacido fui conducido por mi madre cien metros más allá, al local de la penitenciaría de Lima, donde hoy está el hotel Sheraton y donde estaba preso mi padre como aprista y fue a los dos días de nacido que entré en una prisión”, rememoró.

El jefe de Estado agregó que en homenaje a Francia y a dicho nosocomio decidió poner a su último hijo el nombre de Federico Dantón, en honor de George Dantón el gran ministro de la Justicia de Francia, que levantó la voz de la patria para unir a todos los franceses.

El jefe del Estado repasó la historia de la clínica, al señalar que fue fundada en 1860, cuando gobernaba el Perú Ramón Castilla, en un momento de auge por el guano y el salitre.

“(Edmond) Lesseps (fundador de la Maison de Santé) llegó cuando todavía vivíamos ese impulso. El trajo la fuerza cultural de ese país extraordinario del cual todos participan de los grandes ideales de libertad, igualdad, fraternidad; y todos participan de la obligación de servir a los demás y aliviar el dolor de los demás, por eso instituyó esta Maison de Santé, primero para sus compatriotas y después para todos los peruanos”, subrayó.

HOMENAJE A LOS MÉDICOS
Por ello rindió un homenaje a los médicos, enfermeros y enfermeras, técnicos y técnicas, de todas las especialidades, que a lo largo de 150 años han servido “a cientos de miles, tal vez millones de peruanos”.

“Muchas gracias por el dolor que supieron aliviar, muchas gracias por la enfermedad que supieron curar, gracias en nombre de todos esos enfermos que pudieron ser confortados en el más dramático de los momentos por recuperar la salud, todo eso que no tiene precio, que no se mide materialmente, todo eso le debe el Perú a la Maison de Santé”.

Agregó que la profesión más cercana a Dios y al mensaje de Cristo es la médica, porque se sigue el camino de devolver esperanza, de hacer que el que no tiene visión vea, de hacer que el que no pueda caminar marche, hacer que el que sufre deje de sufrir y devolver la vida en el límite mismo de la muerte.

La Sociedad Francesa de Beneficencia es una institución privada sin fines de lucro que el diplomático francés Edmond de Lesseps fundó el 24 de junio de 1860 y que años posteriores, en 1867 creó la primera y más antigua clínica privada del Perú, el Centro Hospitalario Maison de Santé, con sede en el Centro de Lima

> Lire l'article dans son environnement original

 

 

Repost 0
Published by LePontissalien - dans REGARDS - HOMMAGES
commenter cet article
10 mai 2011 2 10 /05 /mai /2011 20:44

source : http://www.jornada.unam.mx

 

 José Antonio Román 
 Periódico La Jornada
Miércoles 18 de noviembre de 2009, p. 39

 

La isla Cerralvo, ubicada en el Mar de Cortés, frente a La Paz, Baja California, llevará en breve el nombre del oceanógrafo francés Jacques-Yves Cousteau, en reconocimiento a su trabajo y contribución al estudio de los litorales mexicanos.

El anuncio del nuevo nombre que llevará la isla de 136 kilómetros cuadrados –equivalente a 9 por ciento del territorio del Distrito Federal–, actualmente deshabitada con categoría de reserva y refugio de aves migratorias y de fauna silvestre, lo hizo el coordinador de la Fundación Mares de México, José Carral, en presencia de Francine Cousteau, presidenta de la Cousteau Society.

El investigador galo exploró los mares de México a lo largo de cuatro años, durante los cuales descubrió y estudió especies nunca vistas. De sus trabajos de aquella época sobresalen el estudio de la barrera de arrecife situada en el Caribe mexicano, la segunda más extensa del mundo detrás de la australiana, y su investigación integral del Mar de Cortés, que contribuyó a proyectar internacionalmente, al designarlo “el acuario del mundo”, por su megadiversidad biológica.

Además se anunció que la Fundación Mares de México lanzará una convocatoria para la entrega del reconocimiento Jacques Cousteau a preservación, conocimiento, investigación y fomento de los litorales mexicanos. La convocatoria estará abierta para los 17 estados del país que colindan con alguno de los cuatro litorales Pacífico, Mar de Cortés, Golfo de México y Caribe.

El reconocimiento será entregado a aquella entidad federativa en la que, juntos, iniciativa privada y gobierno acrediten que han luchado más y con mayor éxito por dichos aspectos.

Se prevé que la convocatoria se hará pública a más tardar en febrero, cuando ya se tenga conformado el jurado. Entre marzo y julio se estarían recibiendo las propuestas correspondientes. El resultado de la convocatoria se dará a conocer el 29 de septiembre, Día Mundial de los Mares.

Carral informó que la fundación agrupa a individuos comprometidos con la preservación y el fomento de los mares de nuestro país. Dijo que el premio Nobel de Química 1995, Mario Molina, y el ex rector de la UNAM José Sarukhán son presidente honorario y vicepresidente de la Fundación Mares de México, respectivamente.

 

 

> Lire l'article dans son environnement original

 

 

Repost 0
Published by LePontissalien - dans REGARDS - HOMMAGES
commenter cet article
20 avril 2011 3 20 /04 /avril /2011 18:31

Raconter la France - Histoire d'une histoire

Laurent Avezou

Broché

Paru le: 19/11/2008Editeur : Armand Colin ISBN : 978-2-200-34590-7 EAN : 9782200345907 Nb. de pages : 430 pages Poids : 775 g Dimensions : 16cm x 24cm x 2,6cm

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EXTRAIT, page 371.

« Depuis huit siècles, les Français ont été élevés dans l’idée de la prééminence de la France d’abord parmi les nations chrétiennes, puis civilisées. Cette prééminence n’était pas seulement physique, mais morale, liée à la vocation du pays : aux gesta Dei per Francos, à la fille aînée de l’Eglise, avait succédé la « Grande Nation » qui apportait la liberté et le progrès au reste du monde ; le contenu avait changé, mais non la forme. La permanence du destin de la France s’inscrivait dans une histoire qui faisait alterner les morts et les résurrections, les grands déclins où le pays semblait avoir atteint le fonds de l’abîme et les renaissances inespérées. »

 

 

Repost 0
Published by LePontissalien - dans REGARDS - HOMMAGES
commenter cet article
10 avril 2011 7 10 /04 /avril /2011 02:09

source : http://www.elcultural.es

 

 Cuando Cioran descubrió Francia 
 Sobre Francia, por Emil Cioran 
 

El 8 de abril de 1911 nacía en Rumanía Emil Cioran, pensador de la desesperación y uno de los más lúcidos y apasionados nihilistas de la Modernidad. El Cultural adelanta hoy los mejores fragmentos de su inédito Sobre Francia, que lanza Siruela la semana que viene, y en el que el escritor, en el París de 1941, escribiendo aún en rumano, toma partido por los vencidos de la Europa nazi. Además, Rafael Narbona explica por qué Cioran sigue siendo lectura obligada en tiempos de crisis y desamparo.

¿Qué ha amado Francia? Los estilos, los placeres de la inteligencia, los salones, la razón, las pequeñas perfecciones. La expresión precede a la naturaleza. Se trata de una cultura de la forma que cubre las fuerzas elementales y extiende sobre todo brote pasional el barniz bien pensado del refinamiento.

La vida -cuando no es sufrimiento- es juego.

Debemos estar agradecidos a Francia por haberlo cultivado con maestría e inspiración. De ella he aprendido yo a no tomarme en serio, salvo en la obscuridad, y, en público, a burlarme de mí mismo. Su escuela es la de una despreocupación saltarina y perfumada. La tontería ve por doquier objetivos; la inteligencia, pretextos. Su gran arte estriba en la distinción y la gracia de la superficialidad. Dedicar el talento a cosas insignificantes -es decir, a la existencia y las enseñanzas del mundo- es una iniciación a las dudas francesas.

Conclusión del siglo XVII, aún no mancillada por la idea de progreso: el Universo es una farsa del espíritu.

*

Podemos creer en lo que queramos, podemos edificar divinidades ante las que prosternarnos u ofrecer sacrificios. Proceden del exterior, son absolutos exteriores. La verdadera divinidad del hombre es un criterio que lleva en la sangre y mediante el cual juzga todas las cosas. Desde qué ángulo juzgar la naturaleza, conforme a qué imperativo psicológico seleccionar los valores: ése es el absoluto efectivo, en comparación con el cual quien predica la fe es pálido e insípido.

La divinidad de Francia: el gusto, el buen gusto, según el cual, el mundo -para existir- debe gustar, estar bien hecho, consolidarse estéticamente, tener límites, ser un encantamiento de lo aprehensible, un dulce florecimiento de la finitud.

Un pueblo de buen gusto no puede amar lo sublime, que no es sino la preferencia del mal gusto elevado a la monumentalidad. Francia considera todo lo que supera la forma una patología del gusto. Su inteligencia tampoco admite lo trágico, cuya esencia se niega a ser explícita, como lo sublime. Por algo Alemania -das Land der Geschmacklosigkeit- ha cultivado los dos: categorías de los límites de la cultura y del alma.

*

El gusto se sitúa en los antípodas del sentido metafísico, es la categoría de lo visible. Incapacitado como está para orientarse en el embrollo de las esencias, alimentadas por la barbarie de la profundidad, mima la ondulación inmediata de las apariencias. Lo que no encanta al ojo carece de valor: ésa parece ser su ley. ¿Y qué es el ojo? El órgano de la superficialidad eterna -la búsqueda de la proporción, el miedo a la falta de proporción- define su avidez por los contornos observados. La arquitectura, adornada conforme a la inmanencia; la pintura de interiores y el paisaje, sin la sugerencia de las lejanías intactas (Claude Lorrain: un Ruysdael de salón, avergonzado de soñar); la música de la gracia accesible y del ritmo medido, otras tantas expresiones de la proporción, de la negación del infinito. El gusto es belleza sopesada, elevado a refinamiento categorial. Los peligros y las fulminaciones de lo bello le parecen monstruos; el infinito, una caída. Si Dante hubiera sido francés, sólo habría descrito el Purgatorio. ¿Dónde habría encontrado en sí mismo suficiente fuerza para el Infierno y el Paraíso y bastante audacia para los suspiros extremos?

*

El pecado y el mérito de Francia estriban en su sociabilidad. Las personas parecen estar hechas exclusivamente para reunirse y hablar. La necesidad de conservación proviene del carácter acósmico de esa cultura. Ni el monólogo ni la meditación la definen. Los franceses han nacido para hablar y se han formado para debatir. Si se los deja solos, bostezan, pero, ¿cuándo bostezan en sociedad? Ése es el drama del siglo

Los moralistas denostan al hombre en sus relaciones con sus semejantes; no se han elevado a esa condición en cuanto tal. Por esa razón, no pueden superar la amargura y la acritud… y tampoco la anécdota. Deploran el orgullo, la vanidad, la mezquindad, pero no sufren por la soledad interior de la criatura. ¿Qué diría La Rochefoucauld en medio de la naturaleza? Pensaría sin lugar a dudas en la duplicidad del hombre, pero no sería capaz de concebir qué sinceridad se oculta en el escalofrío del aislamiento que lo recorre en esos instantes de soledad metafísica. Pascal es una excepción, pero hasta él -hasta el más serio de los franceses- la oscilación entre el monasterio y el salón es evidente. Es un hombre de mundo obligado por la enfermedad a ser francés ya sólo por su forma de formular las cosas. En su resto de salud, no se distingue de los demás moralistas. Si le suprimimos Port-Royal, sólo nos queda un conversador.

Si aún en la actualidad leemos a los moralistas romanos de la decadencia, es porque ahondaron en la idea de destino y la emparentaron con las deambulaciones del hombre en la naturaleza. En los moralistas franceses -y en todos los franceses- no la encontramos. No han creado una cultura trágica. La razón -que, por lo demás, es menos ella misma que su culto- ha apaciguado la agitación tormentosa de nuestro fuero interior, que, por ser irresistible y perjudicial para nuestra quietud, nos obliga a pensar en el destino, en su falta de piedad para nuestra pequeñez. Francia está desprovista de la faceta irracional, de la posible fatalidad. No ha sido un país desgraciado. Grecia -a la que envidiamos por su armonía y su serenidad- sufrió el tormento de lo desconocido. La lengua francesa no soporta a Esquilo. Éste es demasiado potente. En cuanto a Shakespeare, suena en ella dulce y bonito, pese a que, después de una lectura de Racine, Hamlet o Macbeth parecen prender fuego al verso francés: como si el tumulto y la pasión de las palabras incendiaran la lengua. El infinito carece de lugar en el paisaje francés. Las máximas, las paradojas, las notas y las tentativas, sí. Grecia era más compleja.

Es una cultura acósmica, no sin tierra, sino por encima de ella. Sus valores tienen raíces, pero se articulan por sí mismos: su punto de partida, su origen, no cuentan. Sólo la cultura griega ilustró ya ese fenómeno del distanciamiento de la naturaleza… no alejándose de ella, sino logrando una suavización armoniosa del espíritu. Las culturas acósmicas son culturas abstractas. Están privadas de contacto con los orígenes y también con el espíritu metafísico y la impugnación subyacente de la vida. La inteligencia, la filosofía, el arte franceses pertenecen al mundo de lo comprensible y, cuando lo presentan, no lo expresan, al contrario que la poesía inglesa y la música alemana. ¿Francia? El rechazo del misterio.

Se parece más a la Grecia antigua, pero, mientras que los griegos combinaban el juego de la inteligencia con el aliento metafísico, los franceses no han ido tan lejos, no han sido capaces -ellos, que gustan de las paradojas en la conversación- de vivirlo como situación.

Dos pueblos: los más inteligentes bajo el sol.

La afirmación de Valéry según la cual el hombre es un animal nacido para la conversación es evidente en Francia e incomprensible en otros lugares. Las definiciones tienen límites geográficos más estrictos que las costumbres.

*

Los países -lamentablemente- existen. Cada cual cristaliza una suma de errores denominados valores, que cultiva y combina y a los que da curso y validez. Su totalidad constituye la individualidad de cada uno de ellos y su orgullo implícito, pero también su tiranía, pues pesan inconscientemente sobre el individuo. Sin embargo, cuanto más dotado está éste, más se distancia de su presión. No obstante, como olvida -ya que vive- las deficiencias de su identidad personal lo asimilan a la nación de la que forma parte. Por eso, incluso los santos tienen carácter nacional. Los santos españoles sólo se parecen a los santos franceses o italianos en la santidad y no en los accidentes reveladores de su biografía particular, y conservan un acento identificable, que nos permite atribuirles un origen.

Cuando hablamos de Francia, ¿qué hacemos? Describimos los fecundos errores cometidos en determinada parcela de terreno. Apoyarlos u oponerse a ellos significa acostumbrarse a ellos o deshacerse de ellos.

*

En dos ocasiones alcanzó la grandeza: en la época de la construcción de las catedrales y en la de Napoleón, es decir, en dos momentos ajenos a su genio específico. Las catedrales y Napoleón, ¡nada hay menos francés imaginable! No obstante, el pueblo vibró: cargó con las losas en la Edad Media y cayó a los pies de las Pirámides o en el Berezina. Los franceses crearon el estilo gótico, de esencia germánica, y en el plano militar siguieron al último representante del Renacimiento italiano. Así, se superaron en dos ocasiones; superaron su consumada perfección mediante el contacto con dos inspiraciones de naturaleza extranjera. En la creación gótica salpicó la sangre de los francos, el elemento germánico; en las campañas napoleónicas, el genio mediterráneo de las expediciones.

Fuera de esos momentos, Francia se ha contentado consigo misma: ni lenguas extranjeras ni importaciones de cultura ni curiosidades inspiradas por el mundo. Ése es el defecto glorioso de una cultura perfecta, que encuentra en su ley su única forma de vida.

Un país feliz en su espacio, con personalidadgeográfica bien definida, lograda incluso en el plano físico. Nada despiadado hay en su naturaleza y ningún gran peligro en la sangre. Impuso una forma a los elementos germánicos de su estructura, cortó su impulso y los redujo a la horizontalidad. Por eso, el gótico francés es más delicado, más humano y más accesible que el alemán, que ataca a las alturas como un ultimátum vertical dirigido a Dios. En cierta medida, las catedrales francesas son compatibles con el buen gusto. No abusan de la arquitectura: no la comprometen con la búsqueda del infinito. Nos encontramos ante un pueblo de la inmanencia, que creó el género inimitable de los detalles sutiles y reveladores de la existencia en el mundo: el ornamento. Así, nada hay más francés que un tapiz, un mueble, un encaje o, en el plano arquitectónico, una casa solariega o un palacete. Un soplo de minueto recorre, suave y liso, una civilización feliz.

Sólo ha podido ser original con esos productos intimistas. Cuando quedaron desgastados, había agotado una buena parte de sus posibilidades. La decadencia no es otra cosa que la incapacidad para seguir creando, en el círculo de valores que nos definen. En el siglo XVIII, Francia llevaba la batuta en Europa.

Desde entonces, no ha ejercido ya otra cosa que su influencia. El simbolismo, el impresionismo, el liberalismo, etcétera, son sus últimos contactos vitales con el mundo, antes de hundirse en una ausencia fatal.

*

Una civilización feliz. ¿Cómo no iba a serlo, si no conoció la tentación de las partidas? Si no hubiera sido por Napoleón, que llevó a los franceses por el mundo, éstos habrían seguido siendo la provincia ideal de Europa. Fue necesario que desembarcara de su isla para agitarlos un poco. Supo dar un contenido imperialista a su vanidad, también llamada gloria. Tal vez sea ésa la razón por la que todas esas expediciones son indisociables de la literatura. Se batieron para tener algo que contar. No tenían necesidadalguna de la gran aventura, sólo pretendían ser grandes ante París. Carecen de la enfermedad del viaje, sólo tienen la del hogar, del salón o la propiedad: sobre todo esta última.

Un Joachim du Bellay, que añoraba en Roma "la dulzura angevina", que se sentía lejos de su pueblo y de los suyos en la Ciudad Eterna, ¡qué ejemplo tan significativo! O Baudelaire, aterrado por el miedo al aburrimiento y a la influencia de los poetas ingleses, que cantaba a las partidas, pero, ¡incapaz de huir del Barrio Latino! En su juventud, la nostalgia de París lo movió a interrumpir su viaje a la India.

Los franceses sacrificaron el mundo a Francia. ¿Qué iban a hacer en el extranjero? Por lo demás, ¿acaso no han sacrificado tantos extranjeros su país por París? Tal vez en eso estribe la explicación indirecta de la indiferencia y del provincianismo franceses, pero esa provincia constituyó en un tiempo el contenido espiritual del continente. Francia -como la Grecia antigua- ha sido una provincia universal. Son también los únicos países que utilizaron el concepto de bárbaro, la calificación negativa del extranjero… con lo que expresaban simplemente la negativa de una civilización bien definida a abrirse a la novedad. Uno de los vicios de Francia ha sido la esterilidad de la perfección, que nunca se manifiesta tan claramente como en la escritura. La preocupación por formular bien, no desgraciar la palabra y su melodía y concatenar armoniosamente las ideas: ésa es una obsesión francesa. Ninguna cultura ha estado más preocupada por el estilo y en ninguna otra se ha escrito con tanta belleza, a la perfección. Ningún francés escribe irremediablemente mal. Todos escriben bien, todos ven la forma antes que la idea. El estilo es la expresión directa de la cultura. Podemos encontrar los pensamientos de Pascal en todo sermón y en todo libro religioso, pero suforma de formularlos es única; su genio es indisociable de ella. Es que el estilo es la arquitectura del espíritu. Un pensador es grande en la medida en que expone bien sus ideas; un poeta, sus palabras. Francia tiene la clave de esa exposición. Por eso ha producido multitud de talentos. En Alemania, hayque ser un genio para expresarse impecablemente, ¡y aun así !

> Lire l'article dans son environnement original

 

 
 
Repost 0
Published by LePontissalien - dans REGARDS - HOMMAGES
commenter cet article
12 mars 2011 6 12 /03 /mars /2011 18:44

source : http://www.comohacercine.com/

 

01/07/2005 - Buenos Aires, Argentina

La primera señal de cable latinoamericana dedicada exclusivamente al cine europeo le rendirá tributo a estos dos referentes del cine que hicieron época.

 

Europa, Europa, la primera señal latinoamericana dedicada exclusivamente al cine europeo, presentará durante el mes de julio dos ciclos de películas exclusivos en homenaje a dos figuras del cine: Brigitte Bardot y Alain Delon.

 

> Lire la suite de l'article 

 

Repost 0
Published by LePontissalien - dans REGARDS - HOMMAGES
commenter cet article
12 mars 2011 6 12 /03 /mars /2011 18:14

source : http://www.huffingtonpost.com/

 

 John Farr.Writer, editor and lecturer on timeless film 
 Posted: November 7, 2010 12:20 PM 
 

For those younger readers unfamiliar with him, how best to summarize this actor? Well, let's put it this way: in terms of authentic heartthrobs, before there was Johnny Depp, there was Alain Delon. Astonishingly handsome, Delon was bound to portray romantic figures, but he also projected a sullen, enigmatic, slightly dangerous quality that suggested rebellion and alienation. This was no accident, for Delon's off-screen life, juicier than most of his movies, reflected someone instinctively at odds with authority and convention. Born just outside Paris to working-class parents in 1935, he was the child of a broken home, and during his formative years, first in school and then the military, he was a consistent, if not constant, disciplinary problem. Endowed as he was with an almost feminine beauty, perhaps he was at extra pains to assure the world he was no powder puff. Amateur psychology aside, the early road Delon travelled was undeniably bumpy: before being discovered in the late fifties, he toiled first as a butcher's assistant, later as a waiter and a porter. However, his life would endure its share of scandal and controversy even after fame hit in 1960, through a string of "liaisons dangereuses", as well as the much-publicized murder of his bodyguard in 1968, which would link the actor to figures in the Corsican underworld. Delon weathered it all. My first recollection of this iconic French star, who turns seventy-five tomorrow, was his appearance in a wildly popular film called "Borsalino" (1970), which Delon co-produced and which co-starred perhaps his closest on-screen rival, Jean-Paul Belmondo. Concerning two gangsters in 1930's Marseilles, it was France's answer to the prior year's mega-hit "Butch Cassidy And The Sundance Kid": a slightly tongue-in-cheek buddy movie which succeeded largely on the charisma and chemistry of its two male leads. I'd dearly love to screen that film again to see if it holds up, but typical of the often maddening movie business, it is unavailable on DVD. As popular as "Borsalino" was, critically speaking it would herald a turning point in Delon's career; for the most part, his best and most enduring work would be behind him. But oh my goodness, what work it was. Fluent in both French and Italian, Delon's filmography from the sixties features six particularly distinguished films directed by some of the then-acknowledged masters of international cinema- people with names like Visconti and Melville.

Purple Noon (1960)-
After tracking down prodigal playboy Philippe Greenleaf (Maurice Ronet) at the behest of his industrialist father, Tom Ripley (Delon) gets a taste of Greenleaf's luxurious lifestyle on the Italian coast. Soon, Ripley has taken to the life, and forgetting his obligation, befriends Greenleaf. But Ripley's envy of his host's wealth and engagement to gorgeous Marge (Marie Laforet) builds to a sinister climax after his own funds are cut off. This French version of Barbara Highsmith's "The Talented Mr. Ripley" delivers creepy thrills in a fetching Southern Italian locale. Delon, in his breakthrough role, plays the dashingly amoral Ripley with cunning savoir-faire, and Nino Rota's eerie score accentuates his darkest instincts. Masterfully helmed by Rene Clement, "Noon" hews closer to Highsmith's tense storyline than Anthony Minghella's 1999 remake, and- to my mind- is sexier and more compelling as a result.

Rocco And His Brothers (1960)-
This epic film tells of the Parondis, an impoverished family from the Sicilian countryside who come to Milan to seek their fortunes. Exploring the lives of five brothers and their widowed mother over 12 years, and told in episodic fashion, the focus remains mostly on the quiet, handsome Rocco (Delon) and erratic, hot-tempered Simone (Renato Salvatori), who both fall for bewitching prostitute Nadia (Annie Girardot). A film of sizeable sweep and authenticity, "Rocco" is another near-masterpiece by director Luchino Visconti. Though each Parondi brother is profiled, it's the emerging rivalry between Rocco and the mercurial Simone that drives the story forward. French actress Girardot would also achieve stardom playing Nadia, the woman of the streets who comes between them. Long but amply rewarding throughout.

L'Eclisse (1962)- Dissatisfied with her effete fiancé, Riccardo (Francisco Rabal), gorgeous young Vittoria (Monica Vitti) breaks off their engagement without articulating what has caused her sudden change of heart. Before long, she's pursued by an acquaintance of her mother's, cocky Roman stockbroker Piero (Delon). Vittoria resists his advances at first, then embarks on a giddy, passionate love affair that's clouded by her mysterious ambivalence. This meticulously composed, at times abstract drama provides another variation on director Michelangelo Antonioni's central preoccupation in the early '60s: the tenuousness of human connection. Vitti, his oft-appearing muse, never looked more radiant or alluring, which makes her character's act of recoiling from physical affection even more puzzling. Delon is winning as Piero, a confident young buck who knows how to make money at the exchange but fails to fully possess Vittoria. Beautifully stylized and ambiguous, "L'Eclisse" casts a chilly eye on the nature of love and attachment.

The Leopard (1963)-
This sweeping film portrays a transitional period in 19th century Sicily, when the old aristocracy gave way to the rising middle classes to forge a more democratic nation. This societal change is glimpsed through the eyes of the aging prince Don Fabrizio Salina, (Burt Lancaster), decidedly of the old Italy, who views its passing philosophically. Salina's nephew Tancredi (Delon) and his intended Angelica (Claudia Cardinale) represent the incoming order. Visconti's exquisite epic weaves the theme of societal upheaval into a sumptuous and stunning cinematic tapestry. A meticulously dubbed Lancaster gives a flavorful, commanding performance as the proud patriarch, while Delon and Cardinale comprise one of the most gorgeous and magnetic young couples ever captured on celluloid. The film's final set-piece is a particular stunner, often cited as one of the most visually arresting sequences in all film. (Trivia note: both Brando and Laurence Olivier were considered for Lancaster's role here, just as the three would compete for the part of Don Corleone in "The Godfather" nearly ten years later.)

Le Samourai (1967)- Jean-Pierre Melville's film stars Delon as Jef Costello, a cipher-like hitman who lives for his work. When Jef carries out a high-profile contract, a determined police superintendent (Francois Perier) becomes certain Jef is the culprit. But thanks to two beautiful, equally inscrutable women, the assassin has both a tidy alibi and a witness who never saw him at the crime scene. Seminal gangster movie homage combines elements of Kurosawa and American film noir to create a spare film strikingly short on dialogue (in fact, the first ten minutes pass in silence). Delon is ideal for the role of Jef, as his surface male beauty amplifies the character's underlying moral and emotional vacuum. Behind those icy, classic features, you glimpse nothing but oblivion. Notably, Delon's then-wife Nathalie plays Jane, who furnishes Jef's alibi.

Le Cercle Rouge (1970)- Newly released from a Marseilles prison, small-time hood Corey (Delon) teams up with Vogel (Gianmaria Volonte)--an escaped convict being hunted by Corsican police inspector Mattei (Andre Bourvil)--and alcoholic former cop Jansen (Yves Montand) for a big-time jewel heist at Place Vendome. Desperation sets in as they are dogged by cops, gangsters, informers, and in the case of Mattei, psychological demons. Set in the seedy underworld of late '60s France, director Melville's tense suspense film features a first-rate turn by Delon, all cool poise as a handsome ex-con angling for the big payoff as soon as he's sprung. The highlight is a 20-minute sequence in which the masked trio pull off a sensationally difficult crime with professional precision and true bravado. Melville keeps the pace taut and the atmosphere forbidding in this exemplary noir thriller.

As Alain Delon looks back on his colorful life and career, which gradually segued to producing and launching various enterprises merchandising his name and image, he can feel justly proud- not only to be a true survivor, but to have amassed such an outstanding roster of films by the tender age of 35.

Joyeux Anniversaire, Monsieur Delon!

> Lire l'article dans son environnement original

 

 

Repost 0
Published by LePontissalien - dans REGARDS - HOMMAGES
commenter cet article

Présentation

  • : French Influence
  • : Cher visiteur (é)perdu, bienvenue sur le blog de French Influence. Il est question ici de la France et de son rapport au monde. Il est question de la France, pour l'amour du pays, par les yeux du monde
  • Contact